No busques tanto, le aconsejo a un poeta desesperado por no encontrar el poema. El verso está detrás de tu queja, en la sombra que no miras. Dejate vencer, como Job en el sueño de la escala, y aprecia la herida del no saber, el dolor del no encontrar. Cuando no pienses tanto, cuando no tenses la cuerda de tu escribir, el verso te abrazará…este es el jodido riesgo de acercarse a la devoradora de almas, la poesía.

Un abrazo grande de este que todavía espera en el brocal del pozo.

Faustino Lobato

Autor Faustino Lobato

More posts by Faustino Lobato

Déjanos un comentario Un comentario

  • mery sananes dice:

    Faustino: qué hermosura de pagina has armado. Voy descubriendo poco a poco sus contenidos. Y cada vez me gustan más. Con tu permiso, quisiera agregar en mi blog, en la parte de Recaderías tu enlace. Una alegría encontrarte.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.