Anoche,dia 26 de este bendito febrero, subí con Perfecto Herrera, y Ángel Gas, mis amigos poetas a los pies de la Alcazaba de Almería desde la plaza de San Pedro. Nos encaminábamos a la tetería Almedina Baraka donde Ángel y yo presentábamos nuestras últimas criaturas.

Mágica esta casona convertida en tetería y lugar de encuentros culturas en el corazón del casco viejo de la ciudad. Aquí, Perfecto Herrera, nos fue presentando a los dos poetas haciendo un trazo perfecto de cada una de las obras, ( aparte colocaré esta extraordinaria reseña).

Dió paso a los dos músicos, a Lumaga y a Paco que nos introdujeron en un clima de excelencia mediterránea. Mágico el momento. Preciosa la música de las guitarras que los acompañaban.

Perfecto Herrera, gran anfitrión, amigo de sus amigos, con esa serenidad que le caracteriza nos fue invitando a los dos poetas a que primero dijéramos y recitáramos un poema que considerásemos central en nuestras obras. Y a partir de aquí, como el que hace una travesía por espacios encantados, Ángel Gas, con su Perdonen la franqueza y yo, con Notas para no esconder la luz, fuimos recitando versos. Aquellos poemas que expresaban mejor el contenido de estos libros.

Por momentos iba descubriendo como el grupo de personas, allí congregadas, se dejaban seducir por los hilvanes de unas palabras con tonalidades diferentes, por poemas que hablaban de búsqueda que balbuceaban en el interior de amores rotos y noches de sensuales encuentros.

Maravilloso el maridaje de poemas que tuve la suerte de protagonizar con mi amigo y admirado Ángel Gas.

El tono que el evento adquirió tenía esa mística que solo en raras ocasiones se da. Cuánta magia en las palabras y en la música, cuánto amor y solemnidad en ese ritual del verso compartido.

Nunca agradeceré lo suficiente a Perfecto Herrera este propiciar de encuentros poéticos que esta vez unía, en un mismo lugar, el susurro y la sensualidad del Mediterráneo y la búsqueda serena de este poeta de tierra adentro. Por mi parte un poco de Guadiana y Alentejo dejé en este festín del verso.

Todo terminó, algo más que con firma de libros, con el sentimiento de habernos encontrado despojados de nuestros egos, con el pulso emocionado de quienes asistieron y con el abrazo sincero de los amigos. Gracias a Sensi y a Diego por estar.

Eché de menos a mí amigo Alfonso Berlanga pero su ausencia estaba más que justificada. Desde este espacio mi más sentida enhorabuena por el cargo que acaba de aceptar. Felicidades Alfonso por este compromiso de servicio a los otros que empiezas. Esta forma de actuar no te es ajena. Un honor ser tu amigo. Y gracias a Perfecto por habernos presentado un día.

Hoy, esta noche más poesía y está vez en Clasicjazz, en el L Velorio que Perfecto con poetas del sur de Almería llevan adelante. Vuelvo a estar con Ángel Gas como poetas invitados. Os seguiré contando.

Déjanos un comentario 2 Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Entradas recientes