A Juan Esparza, mi amigo.

Cuando escuchas lo que te alegra y el error no es viento de levante sino brisa que arropa, los años te devuelven al sosiego de saberte.

Cuando tu sufrir es una lección que  acerca al misterio de la pobreza y creces en los gestos que nadie ve, vives de tus silencios a pesar de las torpezas.

Cuando el presente es un gesto de fiesta y amar es lo que importa y el tiempo es un valor a cada instante, eres dueño de tu historia.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Entradas recientes