Tengo la luz pegada a la espalda
con esa misericordia de colores
que hace diferente la tarde.

Y hago silencio, un rito
que acorta la distancia
entre el caos y la eternidad.

Tengo el perfume de las piedras,
el rostro del agua, que perdona,
la ceguera de los días.

[El nombre secreto del agua. Vitruvio. Madrid,2016]

Déjanos un comentario Un comentario

  • Paco dice:

    A qué huele una roca?
    A que sabe una piedra?
    Qué luces
    en la ceguera de los días?
    El caos engendra el orden,
    tu palabra ilumina
    el silencio de la tarde de colores,
    todo misericordia
    capturando el instante,
    contemplación, asombro.
    Sobre tus hombros me levanto
    y crezco

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Entradas recientes