Verso a verso…

Dejas que el silencio evidencie el vacío
y construyes otra forma diferente
de abrazar la angustia.

Es posible que vuelvas a verte,
ahora,
desde el lado que no te gusta.

Dejas que la vida, en estado de confinamiento,
brote en el ser,
alimentado por el lodo del miedo.

Es posible que no respondas a lo incierto
y permanezcas en el límite de lo prohibido.

Dejas que el lamento vuele
y cure ese vértigo de la razón
que sabe a huida.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Entradas recientes