Era uno de esos días en que apetece
abrazar las avenidas,
sentir el tumulto a distancia
y mecer los adoquines de la calle.

Era, sencillamente, uno de esos días
en los que sientes las páginas de un libro
como puertas de una casa encantada,
y los versos de un poema, la salida feliz
de un laberinto de voces.

Era uno de esos días.
Cuando la brisa es una palabra
que susurra al verano.

Era sábado, cuando descubrí
que tenía tu perfume
pegado a la camisa.

[ Un concierto de sonidos diminutos, pág. 56 Herákleion, Badajoz, 2013 ]

Faustino Lobato

Autor Faustino Lobato

More posts by Faustino Lobato

Déjanos un comentario 2 Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.