Ayer, buscando entre los poemas de hace diez años, encontré los balbuceos, los trazos, de otros poemas que dieron paso al libro Rehacer el alba. Memorias de un Naufragio [Vitruvio. Madrid. 2018].
En aquellos momentos seguía la terapia de verbalizar el daño interior. Las rupturas son siempre dolorosas. Me importaba reconciliarme conmigo mismo y crecer, salir de la oscuridad…

I. Los trazos:

Estar de pie sin pretender robar la fragilidad de los elementos que endulzan el espacio y empujan a la primavera de los sentidos. [… ] de paso, en una infancia permanente que nos ata a una forma [… ]de ser.

[… ] la fragilidad… nos empuja a buscar el sentido de la vida en el dolor, … todo es posible. Desde el límite no hay forma de confundir los papeles. 

Estar de pie, en el umbral del misterio, … Un instante donde la muerte y la vida se citan…en contante tensión. [… ]es difícil escribir sensaciones, … delante de lo inevitable: Soledad, miedo, muerte, las paredes vacías, las manos…

vivimos en lo incierto, entre las rocas y la arena a merced de las olas, del gesto cotidiano. …entre la nada y el todo provocando ilusiones, motivos para seguir creyendo, dejando que la emoción nos haga sentir que estamos vivos.

[…]gritamos y es el pasado quien responde, como un ángel guardián dispuesto a resolver los conflictos del alma. […] existimos, en el fondo de un misterio que pretendemos agotar, como ciegos pegando palos al aire.

[…] importa vivir el presente con la intensidad de un amanecer, de un orgasmo, de un abrazo, de una sonrisa, de un sueño.

Amanecer en el Guadiana

II. Los poemas en Rehacer el alba. Memorias de un Naufragio.
[Indico el capítulo y la página]

DE PIE, en el umbral del misterio. Un instante después de abandonarlo todo; un momento, mientras la muerte y la vida se citan ante un “ G o t t i s t t o t ” . Sí, estar de pie con el latido del “ fracaso” en las manos, soportando la tensión de mi ego y su sombra, para amanecer, después del naufragio, con la certeza de esta levedad del barro que me circunda.
[ En La levedad del barro. pág. 19]

ESCRIBO sensaciones, con la dificultad de saberme ante lo inevitable- soledad, miedo, muerte, vacío, incertidumbre; con la impronta del gesto cotidiano, a merced de ese juego del destino que pretende que el infierno del olvido solucione las distancias. Encarar la verdad es el principio de un rechazo. Y me sacaron fuera por no mantener la farsa que soporta el edificio. Y pusieron “un ángel guardián controlando la entra da”. Decir la verdad tiene su precio. Cuesta entender la vida más allá de aquella otra donde lo sagrado enmascaraba mentiras.
[En Si el infierno soluciona la distancia. pág. 33]

EXISTIR, sí, ante el misterio con la misma intensidad con la que vivo un amanecer, un orgasmo, un abrazo o una sonrisa. Existir con la ilusión de mantener un sueño aunque este sea una utopía. Confiar que todo es posible en la realidad, a pesar de las tinieblas, con esas huellas inmisericordes del naufragio.
[En Más allá de las tinieblas. pág 65]

Faustino Lobato

Autor Faustino Lobato

More posts by Faustino Lobato

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.