A Ángel Valente,
siempre en la memoria

EN LAS HORAS tempranas,
descorres
el espejo del viento,
dejas que el día
haga su parte salvaje.

Estas aquí,
donde nadie se atreve
haciendo volar la fantasía,
un alarde mágico
con sabor a fuego.

Vibran en el amanecer
los verbos que redimen tu lucha.
Un instinto animal recorre el espacio,
como si no hubiera centro
donde respirar.

Estás en la memoria imborrable de muchos,
en el deseo que levanta paraísos.
Quién podrá detener tu palabra,
tu rendido verso, el poema
que desarma la injusticia. Quién.

[ Margenes de la poesía. El sur. Antología privada. ]
Faustino Lobato

Autor Faustino Lobato

More posts by Faustino Lobato

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.