huella de la mirada eterna

RESBALA la claridad
por el límite prohibido del verbo.
Evitas nombrarlo y la luz salta
donde tus labios amanecen
en plena noche.

Luz,
el grito de tus muslos que arden
hasta el silencio generoso
de la mirada. Luz,
tu virgen ofrenda.

La luz
despierta el sexo
en cada temblor de la piel
y perdona, en tu gozo,
el acecho de la muerte.


[ Notas para no esconder la luz, Olélibros,Valencia,2020,pág. 76/77]

Faustino Lobato

Autor Faustino Lobato

More posts by Faustino Lobato

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.