Ayer me llegó el libro de Miguel Veyrat, Razón del mirlo, Renacimiento ( 2009). Como siempre me pasa, con los libros de los escritores que admiro, me puse a devorar los poemas de las cinco partes de las que se compone la obra. Un disfrute difícil de expresar.Cuando llegué al capítulo TIERRA DESNUDA y leí el primer poema, Lugar, me quedé impresionado por las reflexiones que en esos versos se vertían. Imaginé a Miguel recitando este poema y deteniéndose en aquellas expresiones que me estaban tocando el alma.Y bendije el momento que aprendí a leer porque este hecho me ha abierto la puerta de muchos territorios, maravillosos e incontables paisajes. En este instante, leer despacio los versos de este libro me emocionaba.Agradezco a Miguel y a tantos autores y autoras queridos su generosidad de compartir lo más preciado de si, su obra. Les agradezco que, con sus creaciones, me sigan enseñando a leer desde este magma de la poesía. La obra de Miguel Veyrat, Razón del mirlo, me está removiendo por dentro.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.