Hoy quiero decir de Pepe Hinojosa, mi medico de cabecera, mi amigo que acaba de fallecer, aquello que Pedro dijo de Jesús resumiendo su vida que fue un hombre que pasó por la tierra haciendo el bien y curando a los oprimidos.

MI / NUESTRO/ MEDICO DE CABECERA

En estos momentos tengo que pasar revista a momentos puntuales para ensalzar la figura del hombre, del médico que nos ha dejado.

Hace más de treinta y cinco años que conozco a José Hinojosa , mi médico de cabecera en el Centro de Salud de la Paz en Badajoz. Fue el profesional que me asignaron cuando llegué a Valdepasillas. Este centro de salud y este médico fue referencia para mi y para mis padres que, por temporadas, venía a estar conmigo. Mis padres le adoraban. Pepe tenía siempre para ellos la palabra oportuna, una veces para tranquilizar a mi madre y otras para animar a mi padre que, como a mi, no le gustaba estar enfermo.

Más tarde, fue también el médico de mi mujer. Durante casi vente años la ha venido tratando. Los dos queríamos mucho a Pepe. Muchas veces comentábamos que el doctor Hinojosa era, para nosotros, el autentico médico de «cabecera», ese médico que en los pueblos sabía estar al lado de los enfermos en casa.

La primera vez que lo vi me pareció un médico serio, aunque educado y amable. Es cierto que, desde el primer momento, me transmitió seguridad.

La puerta de su consulta era un mini foro del pueblo donde se hablaba de todo y en especial se le elogiaba por su forma de atender a los pacientes. A nadie nos costaba esperar, a veces hasta una hora más, para que él nos viera. Con todos mis respetos a los profesionales que le sustituyeron y a quienes ocuparan su puesto, Pepe era excepcional, una persona extraordinaria por su gran humanidad. Más que el tratamiento sanaba su forma de atenderte.

MI AMIGO

Cada cita médica, durante muchos años, se fue convirtiendo en un reencuentro además de con el médico con el amigo. Pepe, además de ser un gran profesional era una persona disponible siempre para escuchar algún que otro problema personal. Tan era así que su consultorio se había convertido, al menos para mi, en ese lugar de acogida donde el médico te ayudaba más allá del diagnóstico. Siempre terminaba mirándote con una sonrisa y calmando tus preocupaciones con pocas palabras. Daba fortaleza escuchar su forma didáctica de explicar lo que tenías.

Por suerte para mí, él fue quien me asistió en los postoperatorios de todas las intervenciones que me han hecho, desde las arritmias hasta las hernias enginales o el apendicitis. En todas las bajas, que por estas intervenciones tuve y que las sufría como una losa, él me ayudó para que el desanimo no me jugara malas pasadas.

Hoy, Pepe Hinojosa no ha muerto sigue vivo en cada medico de familia que es capaz de humanizar lo profesional y de hacer más auténtica la vocación hipocrática. En él se han cumplido todos los aspectos deontológicos y éticos del médico que todos demandamos. Ha sido el medico bueno que ha pasado haciendo el bien y cumpliendo ese aserto del juramento de «Todo lo que vea y oiga en el ejercicio de mi profesión, y todo lo que supiere acerca de la vida de alguien, si es cosa que no debe ser divulgada, lo callaré y lo guardaré con secreto inviolable. [ Ἃ δ’ ἂν ἐν θεραπείῃ ἢ ἴδω, ἢ ἀκούσω, ἢ καὶ ἄνευ θεραπηίης κατὰ βίον ἀνθρώπων, ἃ μὴ χρή ποτε ἐκλαλέεσθαι ἔξω, σιγήσομαι, ἄῤῥητα ἡγεύμενος εἶναι τὰ τοιαῦτα.]

Gracias Pepe por tu forma de ser, siempre estarás presente en nuestra memoria.

Déjanos un comentario 7 Comments

    • Me alegra que en este centro de salud, donde me he sentido acompañado en los momentos que lo he necesitado por cuestiones de salud, Pepe haya dejado esa huella imborrable de lo bien hecho tanto como profesional de la medicina así que como persona. Una gran humanidad que nos hace ser mejores.

  • Ana dice:

    Mejor no lo has podido describir. Yo lo conocía desde que estaba de Residente en H. P. S
    Luego médico de mi familia y amigo. Era especial como persona. Ha quedado el LISTÓN muy alto
    Estará con nosotros siempre
    Saludos.

  • Fali Medina dice:

    Poco más que decir…
    Sólo que lo echaremos de menos y que siempre estará en nuestro recuerdo
    Gracias Dr. Hinojosa

  • Rosa García dice:

    Estoy muy triste por la pérdida de nuestro gran médico, una persona maravillosa, humana, comprensivo, siempre con la palabra adecuada, la sonrisa generosa. Todos hemos sentido su gran pérdida.
    Usted Faustino, lo ha redactado muy bien, su generosidad humana ha sido infinita. Yo perdí a mí hijo y con su gran ayuda mejoré gracias a él.
    No lo olvidaremos jamás, adiós Doctor Hinojosa.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.