Resultado de imagen de cinco años

Hace cinco años que Rodrigo comenzó a respirar este aire de los mortales y apretó las manos en un manoteo convulso hasta arañar el espacio extraño que le acogía. 

Hace cinco años que comencé a girar, como un satélite maduro, alrededor de esta criatura con pensamiento propio ; que empecé a creer, de otra forma, en los sueños y pensar que es posible hacerlos realidad junto a este ser que crece y aprende, ama y llora, se enfada, ríe y, como un Adán primigenio, nombra las cosas que le rodean haciéndolas existir. 

Hace cinco años que el pulso vital de mi mujer marcaba la cuenta atrás y Rodrigo se hizo notar entre dolores en una madrugada sin fin. Hace cinco años, cuánto he aprendido al lado de Rodrigo que lo pregunta todo, que reclama cada vez más en este mar infinito del saber que no se sabe nada.

Hace cinco años que escribo esta página maravillosa de mi vida donde me acostumbro a pronunciar un nosotros que me hace distinto, y mirar el horizonte con la confianza de saber que siempre amanece.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.