Te llamo en este balbuceo del poema que se vuelve silencio, torpe silencio, que marca el ruido de los versos al contemplarte.

[ Fragmento. Notas para no esconder la luz. Olélibros. Pág. 21]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Entradas recientes