2


AMANECE.
Entre apatías e incertidumbres,
despierto con un sentimiento extraño
de esperas.

Descubro que llegas
antes que la razón establezca
el trabajo cotidiano.

Frente a la claridad,
resucito el anhelo de tenerte
más allá de las contradicciones.

Me posees
arropándome con la piel suave
de esta luz recién amanecida.

Con calma, asumo el vértigo del instante
sin olvidar los desalientos,
un siempre morir.

Texto: Notas para no esconder la luz, pg. 23. Olé libros, 2019

Foto: Cedida por Max Max Max y expuesta en Facebook.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Entradas recientes