ATRAVESÓ el ángulo oscuro del salón hasta romper la barrera del silencio. En su mano un avión de papel y en su rostro el asombro inocente que le hacía imaginar infinitos espacios.

La sorpresa de lo humano, Fundación CB. Pág 81.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Entradas recientes