Este mar de hojas,
que adorna la avenida,
sabe a tu presencia.

Este mar que seduce,
ocres y amarillos,
arrastra a vivir sin tregua.

Este mar que funde
los abrazos, más allá del deseo.
Este sabor de olas, una caricia.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Entradas recientes