A pesar del nublado…

Cuando todo parece esfumarse,
el pensamiento acelera las vísceras,
tú juegas a no existir,
la vida la siento del revés y el mar está lejos

y todo se convierte en la imagen de una mentira,
la existencia se estrecha, la lucha se convierte en un sucedáneo narcisista y siento que el horizonte me
asfixia y quiero morir…

Entonces, en ese preciso instante a punto de sucumbir y a pesar del nublado, la luz aparece en la sonrisa de mi hijo…
y en él descubro que todo se cierra en una victoria:
La vida, sin caretas, que no mendiga amor.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Entradas recientes