Es fácil doblar el mapa y encontrar que le pones nombre a lo que miro y ahí, en ese gesto generoso, lo lejos se vuelve presencia, un regalo. Te acercas en ese horizonte, por encima del nublado. Consuela saber que estás aquí al mismo tiempo que te sueño.

Déjanos un comentario Un comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Entradas recientes