Por este trozo de río veo fluir tu nombre, ese cambiar silente que se desliza por la piel del agua. El blando transitar lleva la huella de todas las madrugadas, las dudas, los miedos. Y en este vértigo misterioso del agua, huelo a sal curando heridas, a olas que serenan el alma. Por este fluir del río, lejos del mar…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Entradas recientes