Todo cambia.

En esta inercia de la mañana primera
se desliza el nombre del agua por el vértice del camino,
un sendero blando que marca el tiempo
en el cansancio de las márgenes.

[ El nombre secreto del agua. Vitruvio, Madrid, 2016. pág. 41]

Qué camino seguir

Qué camino seguir sin romper este invierno
que fuerza la luz
en la línea del misterio.
Camino por la herida de las sombras, un pulso
con la soledad que me acerca a la muerte.
Cómo poner nombre a los trozos de sol
pegados a cada instante.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Entradas recientes