TRECE, es el último libro de poemas de Luis Miguel Sanmartín, editado por Olélibros, [Valencia, 2019]

Luis Miguel, es uno de esos poetas que vive la literatura como una forma de existir. Un escritor incansable en su búsqueda de nuevas formas de presentar la realidad lírica. Conocedor de la literatura clásica, es alguien con una gran capacidad para aprender de todos y de todo aquello que pase junto a él.

Es alguien con voz propia, entregado al resurgir cultural de su ciudad, Alicante. Algunos tenemos la suerte de conocerlo y aprender de él una forma, poco común entre los poetas, de ser generoso con los otros.

No podemos perder de vista a este escritor que navega entre lo clásico y el ensayo metapoetico. TRECE, es un ejemplo de todo lo que acabo de exponer.

TRECE, es un libro construido sobre un acróstico.

Un acróstico es un poema que con las letras iniciales forman una expresión, una palabra. En el caso de Luis Miguel Sanmartin la palabra TRECE da paso y compone un entramado de palabras que dan forma a los capítulos, así:  Con la T, TERCIOS / con la R, RUMIANTES / con la E, ESPÉCULO/ con la C, COROLA/ con la E, ESTIQUIO.

Cada uno de los capítulos componen, en sí, un universo literario, muy a tener en cuenta de esta forma:

Tercio apunta hacia la métrica, hacia el lirismo;

Rumiante diseña, en trece poemas, en el hecho de comer y crecer, con la idea de masticar la jugosa incerteza, de la versificación.  Un capítulo donde palabras con r convocan los versos del poema. De esta forma: recuperar [1] / roma(lisa) [1] / racimo [ 3 ] / raspón [4] / ruiseñor [5] / raíces [7]  / reseca [8]  / relame[9] / respeto[10] / rumiante[12] / respirar[13].

Espéculo, es el calor y frío de la mano/ cuando ha perdido el paso hacia lo húmedo…/ Cada uno de los trece poemas van diseñando este especulo como un cristal en la crin del no espejo…donde no queda más remedio que escribir poesía…los versos más hermosos que jamás/ se hayan imaginado.

Corola, es un capítulo donde los sentidos aparecen de manera notoria, cuando se dice en sus versos el:

tocar la entrepierna dulce;

saborear, gustar, la desnudez del inmoral, esclavo de la mujer sedante y atrevida…Y en el mismo tazón… lamer la leche…las ciruelas…las algas;

oler el aroma del pétalo / separado de sí;

ver retales y reluz / tramos de viento en calma…la corola que desiste / al despuntar los cuerpos su poder;

oír el silencio/ con su cauce de musgo resbaloso

-Estiquio, es el apartado de los versos alejandrinos partidos a la mitad como el juego de un terremoto lírico que quiere mostrar la belleza del verso. Trece poemas numerados en griego, como un guiño a lo clásico, a la base de nuestro sentido de razonar…y al mismo tiempo mostrando la poesía como una realidad efímera fugaz / un centelleo ambiguo      y a la vez una almena /sólida y antiquísima       un oleaje infiel.

Con este libro nuestro poeta nos adentra en el mundo no del número trece, con el que juega para construir sus páginas, sino en el hecho mismo del hacer poesía, respondiendo a un deseo interno por el que termina diciendo: venceremos la sed de la palabra/ en el fulgor biunívoco /de la imagen creándose.

Es importante que, al querer adentrarnos en esta catedral del verso, con formas aparentemente cripticas, no busquemos una lírica al uso sino un amor a la palabra mirada de manera poliédrica, en todas sus mil maneras de expresar y conjugarlas.

TRECE es un libro para leer y releer, para detenerse en las mil ventanas por las que entra la luz del verso apuntando a múltiples mensajes, a diferentes sorpresas capaces de cautivar al lector. Y en este gesto espontaneo del sorprenderse al el visitante   se le pide –sin decirlo- docilidad para dejarse guiar por un pentagrama (cinco capítulos) donde la música que aparece no es sólo un juego de palabras puestas por el autor sino también la emoción del  lector, que se deja empapar por lo que en cada capítulo se contiene.

TRECE, no es ya un número sino las emociones de unos versos que empapan el alma, lo que se ama, bañando de luz la soledad y la memoria, ahí donde se oculta la forma sencilla de ser, haciendo cercana la lluvia, entre la mentira del deseo / y la certeza de la nada, más allá de la muerte.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Entradas recientes