Este gris de febrero, que penetra por el abrigo
cuando las aceras multiplican los pasos
de seres anónimos, de miradas que no miran,
de rostros que guardan historias.

Uno, a uno, colocan las losas
del pavimento, notas de color
en medio de los ruidos.

Este día, como un eco, lleno de emociones,
me llega el recuerdo de mis amigos,
los que sufren, los que viven lejos.
Esta mañana, de un día cualquiera.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Entradas recientes

error: Contenido protegido - Derecho de autor