Skip to main content

Cuando el olor de los abrazos se pierde 
los rostros terminan por hundirse
en la trama azul de la memoria.

Cada día, fecundaba con recuerdos
los surcos del poema
limpiando de abrojos la emoción
de las pequeñas sílabas 
de un verso.

No tenía derecho a nada
sólo a ser vuelo en la sombra,
espera ansiosa
que frenaba los segundos.

Su oficio era buscar con calma
en la piel de los silencios
para leer, despacio,
el signo torpe de las horas.

[ Silencios encontrados. Colección : Poesía en la distancia]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Close Menu

Entradas recientes

error: Queda prohibida la utilización de cualquier imagen o video sin autorización previa de autor de dicho contenido. Alejandro Huyro todos los derechos reservados.