Atrapas trozos de cielo,
la inmensidad
en un espacio diminuto,
el todo en cada parte.

Me enamora tu forma de estar ahí,
en ese hueco de baldosas mal puestas,
entre hojas podridas
y rastro de pisadas.

Aprendo la lección,
no es más lo que hace feliz
sino la mínima capacidad de acoger,
sin miedos, el infinito.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Queda prohibida la utilización de cualquier imagen o video sin autorización previa de autor de dicho contenido. Alejandro Huyro todos los derechos reservados.