Inmensa gracia de seguir vivo

Seguir vivo y disfrutar de cada segundo
como si cada gesto fuera el único,
el más importante, el último
y saber que por los rincones de la casa
el tiempo se detiene con la sorpresa del poema
.

Seguir vivo y sentir el viento de esta primavera
oculta en un invierno que no quiere irse
y en este confinamiento
aceptar el dolor de las horas que desciende
por la cordillera del afán trazando aladas utopías
.

Seguir vivo y esperar que vuelva el sonido,
el barullo de las calles y no dañe el espíritu
.
Porque seguimos manteniendo el anhelo,
                     endebles sueños
abrasados de ilusión
.

Seguir vivo, sí, con esa testaruda voluntad
que quiere cerrar el infierno de estos días.
Vivo, y mantengo las palabras
                     con ese tono de humedad
a punto de perderse en la memoria.

[ Los versos en cursiva están extraídos de Un concierto de sonidos diminutos, Heráklion, 2013]

Déjanos un comentario 2 Comments

  • mery sananes dice:

    Hermoso trabajo, Faustino. Y el enhebrar estos con tus otros versos, aún más fuerza y espíritu le otorgan. Hay que siempre celebrar la vida con «esa testaruda voluntad que quiere cerrar el infierno de estos días. Vivo, y mantener las palabras con ese tono de humedad a punto de perderse en la memoria.»

    • Gracias Mery. Me pareció útil emplear versos de otros poemas para ir enhebrándolos con aquellos que hablan de la situación terrible que vivimos. Espero que estés bien. Un abrazote.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Entradas recientes

error: Contenido protegido - Derecho de autor