Se dice así cuando momentáneamente el sol te da en los ojos. Por ello, mejor no mirarlo de frente. Esto viene a ser como una metáfora vital ante aquellos que se creen el centro o actúan como el sol. Es decir, es una buena lección que sirve para saber a quien debes evitar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Queda prohibida la utilización de cualquier imagen o video sin autorización previa de autor de dicho contenido. Alejandro Huyro todos los derechos reservados.