Acabo de leer “cuánto he tardado en aprender a amarme/ en aprender a ser el
que fui siempre”. Estos versos me han impresionado y me han empujado a una
reflexión sincera conmigo mismo. Dejo que los versos me arropen el alma,
despacio, muy despacio. Imposible no guardar silencio.

Después, he vuelto a lo cotidiano y he sentido la imperiosa necesidad
de romper con todo, de empezar a quemar aquello que no me ayuda a crecer.

Así, he comenzado a levantar una PIRA. Sí, quiero hacer una
HOGUERA con todo aquello que está muerto. Deseo purificar mi existencia,
calcinar los deseos tóxicos del diario, lo que me hace sufrir gratuitamente; la
ocupación de lo no-urgente y a destiempo; lo marchito que no acepto.

Para todo esto necesito valor, mucha valentía. Callo por un instante,
que no es guardar silencio.

( Sin razón previa. Ed. Abismos del Suroeste, 2021. pág. [19].

La cita entrecomillas es de MARIO MINGUEZ, Casi es de noche. )

Ver el libro en este enlace:

Sin razón previa

Aquí varios poemas de este capítulo PIRA: HOY no págs 20-21; SIGO págs 22-23


Estos poemas se recitaron en las Casas mudéjares de Badajoz en las Rutas literarias junio de 2021 [ Ver en este blog la entrada Recital en las casas mudéjares]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Entradas recientes

error: Contenido protegido - Derecho de autor