En el año 2017 fui a Almería para participar en los Velorios poéticos invitado por Perfecto Herrera, su coordinador . Este poeta y amigo, además de dejarme su casa de Retamar, me llevó de excursión al parque natural de Cabo de Gata.
Visitamos: Arrecife de las sirenas, la Isleta del moro, Cala arena, Arrecife del dedo, Cala Rajá. Esta fue una mágica experiencia que no he olvidado ni olvidaré. Tan es así que, de aquella experiencia, surgieron cinco poemas ahora integrados en el libro NOTAS PARA NO ESCONDR LA LUZ .
En un principio, estos poemas fueron parte de un archivo llamado Almería es su nombre, la luz su alma. Sin embargo, los poemas terminarían siendo la base de una reflexión sobre la luz -en el contexto donde me encuentro-, Badajoz, hasta cuajar en un libro, como este .

UN solemne mutismo
se adueña de todo. La luz
me conduce a las puertas
del Paraíso.

En la redonda ilusión de las olas me entrego
al deseo del alma,
un piélago de infinitos.


No sé su precio ni me importa,
solo quiero apretar estos segundos
que recuerdan el instante después
de la creación.

[Notas para no esconder la luz, Olélibros, Valencia, pág. 39]

ENAMORAS mi voz
con ese dedo de agua
que traza lo eterno. Luego,
huyes con el rastro del atardecer.

Te vas,
dando color al sigilo divino, regalo del día
que espanta la tristeza.

Generosa ilusión de peces
que me acerca, muy despacio,
sin molestar,
a tu risa de plata.

[Notas para no esconder la luz, pág. 75]

Isleta del Moro

EN tu mágico litoral,
al borde del silencio, gravita el alma.
Unos nubarrones
esbozan el horizonte.

El susurro de la brisa empuja
la claridad a la quietud de la playa.
Una ofrenda de olas
espanta la tristeza.

Enmudezco
ante este ritual del mediodía
que, solemne, acaricia
la húmeda piel de la arena.

Despacio, la luz me arropa
con un enfático ir y venir
de las vocales del agua,
declarando la paz, sin resistencia.

[Notas para no esconder la luz, pág. 49]

Arrecife de las sirenas

PRECIPITAS desnudez
sobre este enigma del agua y la piedra.
Me vistes con misericordia,
procuras que no alce la voz
reteniendo el ímpetu.

El rugir de otras voces
se mece en las olas, habitas
los ángulos del espacio
donde las sirenas, en esta esquina del mar,

cerraron la puerta.

[Notas para no esconder la luz, pág. 47]

Playa de Retamar (Almería)

SEDUCIDO por la clemencia de la noche,
enumero versos. Qué agradable contar,         
…uno, dos, tres…,
exhalando tu perfume en cada frase.

En la tenue claridad de tus límites
pongo el bálsamo de un adjetivo
para aliviar las heridas del día,
...cuatro, cinco, seis..., sigo contando.

Tu imagen salta
por la cordillera de la voz
que cuenta, …siete, ocho…,
quemando el vacío de las ausencias.

Cuido la luz de estos versos
al enumerarlos, …nueve, diez, once…,
en el sueño compasivo
del que no quiero despertar.

[Notas para no esconder la luz, pág. 87]

Déjanos un comentario 4 Comments

  • Isidro Bueno dice:

    Almería y su gente son inspiradores. Más para un espíritu sensible, como tú. Un abrazo.

  • Me enamora cada día de mi existencia el mar sobre la diversidad del azul entre los mil colores, me enamora la naturaleza con sus mil verdes revestida de su magestuocidad divina, me enamora la noche caer, por es eterna para enamorar y sentirse amada, me enamora el sol caliente que esta en nuestro trópico sanador y que abriga el alma, me enamora la luna que acompaña la noche estrellada.. Y como no amar a nuestro universo si nos da todo…. Para ti Faustino Lobato.. Escritor que saborea lo bello de la naturaleza sagrada…. Saludos desde Colombia… ? ? ? Carmen Muñoz Fernanndez. Escritora Colombiana…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Entradas recientes

error: Contenido protegido - Derecho de autor