A veces siento
esta ingravidez de la emoción
que me transporta
a espacios paralelos.

Ahí, donde los sonidos toman cuerpo,
siento como las voces transeúntes,
pegadas a los árboles de la calle,
resbalan azules por sus ramas.

Y en este estado de silencios
me convierto en testigo
de la soledad
que baña las aceras.

Después,
borracho de sombras,
descubro la luz
en el fondo del alma.

Borracho de sombras…
Esta soledad de las aceras…
Voces transeúntes resbalan por las ramas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Entradas recientes

error: Queda prohibida la utilización de cualquier imagen o video sin autorización previa de autor de dicho contenido. Alejandro Huyro todos los derechos reservados.