La noche estaba con ese tono mágico de la sorpresa que impone. Olía a misterio. Reflejos múltiples sobre las aceras provocaban un cierto escalofrío. Llovía. Un calor húmedo lo invadía todo. Y aquí, en este silencio abisal de la calle, estabas tú provocando la calma.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Entradas recientes

error: Contenido protegido - Derecho de autor