CHARCOS

Cuánta belleza en las aguas
que invaden la avenida.
En estas huellas
de temprana lluvia
salta el eco de tu voz.
Espejos de cristal
donde resbala tu nombre.

El gris de la mañana
no detiene la luz
que recuerda
la esperanza de ser.
Ahí estás, trazando
el silencio de los charcos
por las aceras.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Entradas recientes

error: Contenido protegido - Derecho de autor