Hay mañanas que, a pesar de estar nubladas, reconfortan. Saber de los amigos, sentir la generosidad de los cercanos…Todo es sencillo y solemne a un tiempo, como ese campo  de margaritas del que nadie repara aunque se aprecie con el ojo interno. Hay mañanas que merece la pena vivirlas sin más.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Entradas recientes

error: Contenido protegido - Derecho de autor