Ahí, donde el litoral se vuelve verso de esperas, 
y las olas descansan deletreando el poema.

Ahí, donde el miedo precipita mi ser al vacío, ahí 
se alza gigante,
torre de luz.

Ahí, donde el cansancio
es el verbo de lo frágil
y el eco de Ulises
resbala por mi espalda.

Ahí, 
guardián del nublado 
y las tormentas,
se levanta en medio del naufragio.

.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Entradas recientes

error: Contenido protegido - Derecho de autor