En este latir de la tarde
cuando el cansancio vence
y la palabra huye,
quiero reptar por tu dolor
y encender en tu carne
el éxtasis de esta vigilia 
que comienza.

En este quiebro de las horas
quiero sofocar en mis manos
la tormenta del día
y ser lluvia que acaricie el pesar
en ti, 
beber tu angustia,
liberarte.

En este final del día  
cuando la luz te nombra 
y es Alentejo
guardo silencio,

te sueño.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Entradas recientes

error: Contenido protegido - Derecho de autor