Hace unos días Efi Cubero ha colgado en su muro de Facebook una reseña sobre En el alfabeto del tiempo. Un escrito intenso que apunta directamente a las claves del libro. Una lectura atenta y sopesada que agradezco. Esta es la segunda reseña que se hace de este libro que lleva varios meses editado. Efi, acompaña su reseña con varias fotos del libro entre ellas la selección de algunos poemas: El 23 , el 10, el 13, el 20, el 4, el 42 que muestran de manera gráfica algunos de los aspectos que nuestra poeta toca del libro.

EN EL ALFABETO DEL TIEMPO,

de Faustino Lobato Delgado.

(Olé Libros, 2022)

Prólogo de José Antonio Olmedo López-Amor y epílogo de Julio Sánchez Martín.

Un instante. Solamente un instante en el tiempo para perder la vida. Toda una vida para entender el Tiempo. Pero ninguno de los dos conceptos podemos abarcar ni entender.

Seres abocados al nomadismo, mirando hacia el adentro y el afuera. Solo la Poesía, la auténtica poesía establece, partiendo del presente, ese nudo esencial con todo el universo, con la vida, con los elementos, con la Naturaleza y la naturaleza del ser humano. La poesía avanza más allá de nosotros, nos persigue y hasta nos zarandea e invade e irrumpe en los pliegues más recónditos de nuestra propia condición: la del extraño.

El libro de Faustino Lobato busca el alfabeto del tiempo porque un verdadero poeta es Tiempo ya que al escribir se convierte en él si lo nombra, como puede convertirse en multitud, en ciudad, en bosque, en árbol, en silencio, en amor, en deseo. Él mismo es un concepto cuando escribe y deja que le penetre lo que anhela.

Como cualquier libro del poeta Faustino Lobato, este libro es materia sensible y reflexiva. Contiene simbología, teología, filosofía. Poesía.

El poeta se hace preguntas: a la vida, al cosmos, al mundo, a la palabra, a la memoria, al presente, a su propio interior en una constante indagación signada por la belleza huidiza que fluye como agua en la clepsidra o en la arena de las antiguas mediciones. Faustino se hace preguntas y se transforma en palabra para hollar lo fragmentado de su propio ámbito y reintegrar las partes para unir, fundirse o, buscar la cámara del conocimiento y enfocar con ella lo que no puede asirse, la otra parte del tiempo y de lo que somos. Indivisiblemente.

Un libro para escuchar, leer, pensar, sentir y meditar.

Felicidades, querido poeta.

Efi Cubero

Déjanos un comentario Un comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Queda prohibida la utilización de cualquier imagen o video sin autorización previa de autor de dicho contenido. Alejandro Huyro todos los derechos reservados.