Abismos del Suroeste vuelve a regalarnos un nuevo libro EL EJE DE LA LUZ[1] [ O EIXO DA LUZ] de Jose Iniesta. Una edición bilingüe, magníficamente traducida y prologada por el poeta Manuel Neto Dos Santos. La obra de Iniesta se editó por primera vez en el año 2018 por la editorial Renacimiento (Sevilla).

  1. Ante el autor

Hablar de José Iniesta es, antes que nada, descubrirse frente al poeta y el hombre cercano, que sabe manejar el oficio del verso. En él se compendian la humanidad en la poesía y la poesía de lo humano. Este, habla y escribe desde la verdad más existencial y profunda.

No es fácil describir el universo Iniesta, pero no por complejo sino por profundo. Para mí es dificil por dos razones: una, por mi amistad con él porque el afecto me lleva a la emoción y al silencio; dos, por su inmensidad, como arriba indico. Por todo ello, intentaré reseñar esta obra dejando a un lado el aspecto subjetivo, aunque será difícil, y atenerme a la realidad objetiva de lo que en ella aparece.

Antes de empezar no quiero obviar mi encuentro con Iniesta. La primera vez que oí hablar de él fue en la entrega de los XXVII premios Ciudad de Badajoz donde obtuvo el premio por su obra Bajo el sol de mis días, dedicado a sus padres. Desde entonces, leer sus versos ha sido conectar con alguien que iba más allá de un solo escribir poéticamente de la realidad porque su lirismo se funde en la existencia del alma. Es por esto -y entre otras cuestiones- que Pepe Iniesta ha llegado a ser para muchos y para mí un poeta de referencia. La última vez que vi a nuestro autor, después de unos años saboreando su obra, fue en una presentación -de feliz recuerdo- en Valencia. En esta ocasión me acogió en su casa, y comprobé de primera mano la visión que- de una manera literaria – me dió con su obra El eje de la luz. [O eixo da luz], ahora releída en el espacio de Abismos del Suroeste.

Pepe, como le llamo, es el hombre sencillo y extraordinario a la vez; cercano y profundo; de sonrisa constante, de hablar con tonos mediterráneos, que a los de tierra adentro nos gusta tanto. Es difícil no conectar con un ser tan humano como él.

  • Ante la obra traducida.

La obra que Abismos del Suroeste nos regala, El eje de la luz. [O eixo da luz] , ha sido traducida por Manuel Neto Dos Santos, un magnífico poeta y ensayista portugués. La sensibilidad portuguesa de Neto Dos Santos, cercana al mar, ha entendido muy bien el pulso poético de este valenciano, afincado en Oliva. Neto Dos Santos ha llegando al núcleo de
la obra, a este templo de la naturaleza vivida y contemplada por Iniesta. Nuestro traductor ha sabido recoger los cuarenta y tres poemas del libro dándole voz en la lengua de Camões [na lingua de Camões]. Lo ha hecho tan escrupulosamente que el ritmo de los versos endecasílabos de Iniesta no han perdido musicalidad. En la lengua lusa el libro de Jose Iniesta ha tomado esa textura de lo infinito propia de la esencia de la palabra que se sitúa más allá de las fronteras [ alén das fronteiras].

  • Ante el contenido del poemario

          José Iniesta nos enfrenta ante el ciclo de las estaciones[2] donde la flora[3] y la fauna[4] nos señalan la verdad que nos rodea. Y es desde la verdad contemplada como Jose Iniesta va hilvanando los versos endecasílabos con ritmos y secuencias que conforman una armonía casi perfecta. Pepe se nos muestra, como un San Juan de la Cruz, contemplando el fondo de la realidad; o mostrándonos, como el Cantar de los Cantares,  la vida y el amor que se contiene en ella. Iniesta dice que “el mundo es posesión si eres el mundo/ si olvidas las urgencias y respiras/ en el aire el perfume de las horas[5]. Esto es lo que nos presenta en El eje de la luz un olvido de las urgencias y un saborear cada instante.

En la obra llama la atención varias cosas: La primera, ya indicada, cómo el poeta observa la vida en el contexto  del ciclo de las estaciones, con las texturas mediterráneas que le rodean sabiendo que “la luz es cambio” [ Porque a luz é mudança] [6]; la segunda, y en esta finalizo, la temporalidad, el paso de las horas de la mañana a la noche o al revés, en la que la noche, toma un especial relieve.

Por cuestión de espacio me detengo solo en la noche. Aquí, el yo poético comienza a señalar la vida. Sí, en la noche, con todo lo que esta representa[7].  La noche que “está callada /y nos escucha [A noite está silenciosa/e escuta-nos][8]. Para el poeta, y estos son sus primeros versos en el libro, “Hay algo de la noche en las palabras/ que escribo sin presura en el papel / y una dicha serena que se expande sin deseos me obliga a sus dictados.  [Há algo da noite nas palabras/ que escrevo sem pressa no papel, /e uma felicidade serena que se expande]”[9].

En esta obra la referencia a la noche se desarrolla en dieciséis poemas. Cada uno de ellos merecen una atención especial, porque revelan estados de ánimo y emociones con las que fácilmente el lector se identificará.

La noche es la realidad ideal donde el tú emerge en un dialogo intimo: “¿Acaso no está en ti la noche toda…y todo más se funde dentro y fuera/ en la sola materia de tu asombro… [ Por acaso não está em ti a noite toda, … e tudo o resto se dissolve dentro e fora/ na única matéria do teu espanto[10]. Sí, son las noches de vigilia a donde las formas regresan y es el amor el que triunfa[11], en un amanecer permanente; el amor, como “brasa” que no se difumina en la oscuridad[12]; o como llama que “alumbra las selvas de la noche[13].

La noche nos lleva, dice nuestro poeta, a “contemplar …/ las selvas transparentes de la nada, / las brasas esparcidas de los astros / mostrándonos la vía/ hacia lo incierto  [contemplar …/ as selvas transparentes do nada,/ as brasas dos astros espalhadas/ mostrando-nos o camino/  rumo ao incerto.][14]

Sí, es la noche, el momento propicio para traer la belleza[15] a los seres queridos ( sus hijos) o recordar dos besos, el del padre y el del poeta ante el padre[16]. Maravillosos versos[17] donde la ternura toma un protagonismo mayúsculo. Es el final redondo de este libro donde padre e hijo [ Pai e filho  ][18] se toman de la mano siguiendo la huella de otra mano y otras noches y se hace la entrega del “el oro que me dieron, dice el poeta, la luz de las palabras. [o ouro que me deram, /a luz das palavras.]”[19]

Termino mi comentario señalando que todo lo dicho en él no tiene más pretensión que la de ayudar al lector. Aunque recomiendo que no tiene por qué hacer caso de esta reseña y vaya directo a la lectura del poemario. (Abajo dejo el enlace).

No quiero poner punto y final a estas páginas sin dejar de agradecer a José Iniesta su generosidad al regalarnos su obra y por permitirnos entrar en la verdad de su poesía, dejándonos cuestionar por la realidad de la luz[20]. Esta perspectiva ética de su lírica nos hace crecer y nos devuelve la confianza en el ser humano. Reconocer también, cómo no, el trabajo minucioso de Manuel Neto Dos Santos al traducir la obra. Con este extraordinario trabajo de traducción Manuel lleva la música versal de Iniesta al sentir portugués sin mermar en nada su calidad. No todas las traducciones de libros poéticos son fieles a sus originales, todo lo contrario de lo que ocurre con este libro, El eje de la luz / O eixo da luz.

Gracias Abismo del Suroeste por mantener este proyecto por encima de opiniones adversas. Gracias.

Ver el enlace para bajar el libro:


[1] El título está tomado de un verso del poema Ser lo profundo de esta obra, pág. 39
[2] A lo largo del poemario aparecen las estaciones del año, comenzando por el invierno con el triunfo de la flor [ O triunfo da flor], pág. 27/28; o en los huertos oscuros entre naranjosestes escuros pomares entre laranjeiras ] pág. 47/48;. Ver también páginas 91/92; 97/98; 113/114;
[3] Un álamo en el frio (otoño) [Um álamo no frio (Outono)] o el almendro [ amendoeiras] , pág 27/28- 29/30; un granado [Uma romãzeira]      pág. 35/36- 45/46- 101/102- ; un  naranjo [  uma laranjeira] págs 47/48
[4] Viendo el hambre de los mirlosà fome dos melros]   pág. 47/48  : o escuchando el canto del jilguero en el patio [o trinado do pintassilgo no pátio] págs. 83/84
[5] José Iniesta, Y tu vida de golpe, Editorial Renacimiento, 2013, pág. 17
[6] Ídem pág. 85/86
[7] Es la realidad de lo místico, donde el yo se encuentra consigo mismo, en la oscuridad del silencio y no del abandono, aunque lo parezca.
[8] El eje de la luz (EdlL/ OedL), pág. 23/24
[9] Ídem pág. 23/24
[10] EdlL[ OedL] pág. 43/44
[11] Ídem pág. 59 /60: “En esta alcoba en vela de la noche/ el mundo ya amanece por nosotros [Neste quarto velando pela noite/ o mundo já amanhece por nós ]. Porque “no hay nada más adentro que tu vida / después de tanto amor y tantas noches [ Não há nada mais por dentro do que a tua vida depois de tanto amor, e de tantas noites.]
[12] EdlL / [OedL] pág. 63
[13] Ídem pag. 69
[14] El eje de la luz [ O eixo da luz] pág. 119/120
[15] Ídem pág. 99
[16] Ídem pág. 107
[17] Los adioses [ As despedidas] (pág. 99/100) ; Dos besos y el tiempo [Dois beijos e o tempo] págs 107-108.
[18] EdlL [ OedL] págs 123/124
[19] Ídem
[20]  El eje de la luz [ O eixo da luz]: ¿el arcano que desvela aquella luz antigua…?  [O mistério me revela essa luz de então……?  Pág. 9/10; ¿Qué nos quiere decir esta alabanza humilde de luz cierta…? [ O que nos quer dizer este humilde elogio de luz certa] pág. 19/21; Respiramos el aire, somos luz… [Respiramos o ar, somos luz…]pág. 20/22

Déjanos un comentario 2 Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Entradas recientes