La Diputación Provincial de Badajoz acaba de publicarme «En el ángulo incierto del espacio«. Una obra que desde hace más de cinco años ha sufrido algunas vicisitudes. Entre otras dificultades el libro tuvo algunos problemas como el de los imponderables de una empresa editorial que cierra por motivos críticos. En esos momentos fue mejor atender a las personas y olvidarse de la edición. Después de cinco años la ,obra se encontraba en ese limbo de lo no publicado. Y un buen día, Ricardo Cabezas, Diputado Delegado en el Área de Cultura, de la Excma. Diputación Provincial de Badajoz, me mostró su intención de publicarme una obra. Todo surgía de ese azar vital que a veces nos sorprende. Sin dudarlo comencé, por pedir permiso a quien correspondía, a Daniel Albors que diseñó el libro para publicarlo en su malograda editorial

La generosidad de Dani fue enorme al entregar los permisos de su copyrigth del diseño a la Diputación de Badajoz. Él mismo añadió al diseño algunos elementos como el sello de la Diputación en la contraportada.

La obra ha salido adelante gracias a los gestos de Ricardo Cabeza y al de Daniel Albors. Esta confluencia de bondades no sólo ha propiciado la publicación sino que, al mismo tiempo, me ha hecho pensar que no todo es negativo en la vida y que hay gestos que nos hacen creer en el ser humano, dispuestos a lo mejor más allá del dinero o de otros intereses particulares. Dicho esto, reitero mi agradecimiento a Ricardo Cabeza por creer en el proyecto de la obra y a Daniel Albors que, desde el minuto uno, estuvo dispuesto a solucionar problemas. Una vez más sumar es siempre mejor.

Ha valido la pena esperar cinco años para que ahora, es el momento oportuno, salga a la luz este metarrelato de los espacios contemplados desde el silencio. Los espacios se expresan en las líneas de los `poemas cargados de emoción sensual. Sí, son los sentidos los que sacan a la luz esos ángulos inciertos de los espacios. Los espacios, los lugares, son como lo sentimos internamente más allá de como lo apreciamos físicamente.

En este libro se hacen presente sin mencionarlos algunos rincones de mi ciudad, el lugar donde vivo y me habita: Las avenidas, el río, sus monumentos. Y de cada uno los rincones que especialmente los hacen vibrar desde el silencio o los gestos, desde los sonidos o el perfume que algunos rincones tienen.

La obra cuenta con un magnifico prologo que un poeta a quien quiero y admiro confeccionó en su momento, Jose Manuel Vivas. A este le agradezco su amistad y su tiempo.

Importa decir que en cada capítulo, de los cuatro que dan forma al contenido, aparece un relato de lo que el capítulo en sí contiene además de una prosa poética que, versos a verso, se dispersa por las páginas pares marcando el matiz lector del poema de la página impar. Esto lo llamo, dialogo interno entre el verso y el metaverso.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Entradas recientes

error: Contenido protegido - Derecho de autor