Pasaron con sigilo, en la vigilia de los sueños.
Han dejado
la huella de la risa, la ilusión infantil
que acerca a lo humano
y la mirada agradecida del presente.

Que no hay mejor oro que la sonrisa
de un niño ,
ni más mirra que la del instante
convertido en futuro,
ni más incienso
que este de saber perdonar.

Pasaron, sí, con la intención de volver.
Siempre vuelven cuando la risa
y la compasión
nos hacen construir lo mejor de nosotros
en la incertidumbre del tiempo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Entradas recientes

error: Queda prohibida la utilización de cualquier imagen o video sin autorización previa de autor de dicho contenido. Alejandro Huyro todos los derechos reservados.