A mi hijo Rodrigo, cuando tenía cinco años, un día de Reyes

Otro día sabrás que la fantasía de hoy fue el mejor regalo. Sí, esa que convierte los ruidos de tu cuarto en pisadas de camellos. Qué emoción dejar preparado un mínimo refrigerio para los Magos transeúntes, poner un punto generoso en el salón. Esperas que estos Reyes no pasen de largo porque no todo lo hiciste mal. Pero habrá dulce carbón con sorpresa y notas. Después del susto descubrirás que en medio de los sueños e historias inventadas de los libros del despacho de papá, tienes el cajón de los juguetes que los Magos te dejaron. No es todo lo que pedías. Es mejor así. Otros niños no reciben nada.

Cuando seas mayor tú seguirás creando fantasía para tus hijos. La ilusión de lo fantástico es la que la que nos mantiene y nos hace crecer frente a un mundo egoísta. Otra forma de alimentar el alma. Rodrigo, no dudes en regalar fantasía y mantener la ilusión de lo mejor entre tus seres más cercanos.


Un Beso.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Entradas recientes

error: Queda prohibida la utilización de cualquier imagen o video sin autorización previa de autor de dicho contenido. Alejandro Huyro todos los derechos reservados.