Este siempre lo mismo que difumina lo extraordinario,
este balbuceo del cansancio que obliga a responder con monosílabos…

Este soñarte que lo supera todo y hace de lo cotidiano, de cada instante, un mar de emociones que transforman la frustración y el desasosiego.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Queda prohibida la utilización de cualquier imagen o video sin autorización previa de autor de dicho contenido. Alejandro Huyro todos los derechos reservados.