Hoy ha vuelto la brisa 

del este,

ese olor a salitre, 

el mar. 

Un momento mágico

que rompe, de los días,  

el silencio.

Hoy, 

esta noche, 

en medio del cansancio, 

ha vuelto el mar, el abrazo 

que se desliza 

por la piel de la soledad. Vives.

Hoy, vuelvo a sentir, 

en tus palabras,

el mar. La risa 

el dolor, la tristeza 

y las ganas de romper

la locura del diario.

Estás y es lo que importa. 

Un punto de universo 

que alivia la tormenta.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Entradas recientes

error: Contenido protegido - Derecho de autor